¡Que llega la crisis!

JOSEP Pernau

Hoy escribiré para el lector un cuento de Navidad, que me ha inspirado la prensa. Combina ficción y realidad, y acaba bien, porque bastantes calamidades nos ofrece la actualidad.
El mundo se veía azotado por un cataclismo universal, que los expertos llamaban crisis. En los países más prósperos, el comercio declaraba que no vendía; la industria, que no fabricaba, y los excedentes se amontonaban. Total, unos miles de parados más. Bastantes más de los que podía exigir la productividad. Eran vísperas de Navidad y en una ciudad de las riberas mediterráneas, los comerciantes temblaban, porque imaginaban reflejadas en su tienda todas las calamidades del otro lado de los mares. Pero vieron con gran sorpresa que vendían casi lo mismo que el año anterior y encargaron una investigación. Crisis la había, pero no tanta como querían aparentar. El anuncio de la crisis se utilizaba para liquidar personal, que psicológicamente ya estaba preparado. Era el lobo de otra vieja historia. ¡Que llega la crisis!, habían clamado los sembradores de pánico.
Corrió la voz de que en la ciudad mediterránea las ventas se mantenían casi igual que en el 2007. Se supo la noticia por lejanos países y se formaron caravanas de curiosos. Y entre los viajeros interesados por la crisis inexistente estaban los Reyes Magos, que se abastecerían de los regalos navideños que regalan a los niños que se portan bien. Montados en caballos y a lomos de camellos y dromedarios confluían en la ciudad mediterránea. Corrió el rumor de que los jinetes formaban parte de la fuerza armada de los Reyes Magos cristianos que habían declarado la guerra a los Papa Noel anglosajones. La ONU tuvo que desmentir la falsedad y anunció repartos de juguetes por parte de las dos organizaciones.

Anuncios

Catalunya gana 2.000 agentes de seguridad privada más en tan solo un año

ARTUR ZANÓN. 22.12.2008

Minuteca todo sobre:

Los agentes que trabajan en la seguridad privada en Catalunya se han disparado un 23% en los últimos 12 meses. En este intervalo se ha pasado de 8.500 trabajadores a 10.433, por la crisis. Por cada cuatro agentes que hay en Catalunya, tres son policías y uno agente de la privada.

“Parte de la gente que se ha quedado en paro ve una alternativa en la seguridad privada”, explica Yolanda García, secretaria del sector de UGT Catalunya. “Ahora ha regresado personal que trabajó antes y ahora no tiene empleo. Pueden hacerlo tras un cursillo de reciclaje de 20 horas”, sigue.

“Otros proceden de otras ramas, como la construcción o el transporte. Para obtener el título de vigilante deben superar otro curso de 180 horas durante tres meses”, indica García.

Menos que en Madrid

“Había muchísima demanda”, afirma. Ahora “faltan unos 3.500 agentes en Catalunya”, comenta García.

De todos modos, este crecimiento de seguratas privados no se ha visto acompañado de un expansión de la demanda por parte de empresas. De hecho, se ha estancado, según UGT y la Asociación de Compañías Privadas de Seguridad (Aproser). Ahora se cubren puestos pendientes y algunos profesionales hacen muchas menos horas extraordinarias.

Pese a la subida, en Catalunya aún no pasa como en Madrid, donde hay más agentes privados que policías. Aquí, frente a la privada (10.433 empleados), Mossos, Urbanos, Policía Nacional y Guardia Civil suman unos 32.000 agentes, según Interior.

Artículos relacionados

La seguridad privada reclama la mejora de sus condiciones laborales

24/dic/08 07:37

EL DÍA, S/C de Tenerife

Una treintena de trabajadores del sector de la seguridad privada de la Isla se manifestaron ayer frente a la Subdelegación del Gobierno en Canarias, aprovechando un llamamiento realizado a nivel nacional por los sindicatos presentes en el sector. En la Isla fueron representantes de Alternativa Sindical, sindicato presente en el comité de empresa de Seguridad Integral Canaria, los que realizaron este llamamiento en protesta por la situación que está viviendo el personal de seguridad privada.

Desde el sindicato denuncian el intrusismo laboral, el incumplimiento de la ley de seguridad privada por parte de los organismos oficiales y el vacío legal que existe por parte de las empresas de seguridad privada que provoca “la indefensión del vigilante de seguridad al exigírseles una serie de funciones para las que no están habilitados”, según relataron los representantes de los trabajadores.

Además, criticaron la ambigüedad de la normativa que rige el sector y denunciaron que muchos cursos de formación no se llevan a cabo.

Por otro lado, también mostraron su malestar por el cursillo con el que las administraciones quieren habilitar a los profesionales de seguridad en los locales de ocio ya que desde Alternativa Sindical reclaman que deben ser los vigilantes de seguridad profesionales los que deben custodiar este tipo de locales.

Para los trabajadores de este sector no está clara la delimitación de funciones con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, problemática que ha afectado recientemente a la labor que desempeña la seguridad privada en el aeropuerto Tenerife Sur-Reina Sofía, al tener que realizar funciones para las que no están habilitados. Por todo ello, pidieron la dimisión del subdelegado del Gobierno en Canarias, José Antonio Batista.

Los vigilantes de seguridad acusan a Rubalcaba de ser “Torquemada” al servicio de las empresas

rubalcaba.jpg

La Alternativa Sindical de Trabajadores de la Seguridad Privada ha acusado hoy al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba de actuar como un “Torquemada” al servicio de los “intereses patronales y partidistas” de las empresas del sector “dirigidas por policías y guardias civiles jubilados”.

Tras celebrar una concentración a las puertas del Ministerio del Interior, representantes de Alternativa Sindical han presentado un escrito en la sede ministerial en la que han pedido a Pérez Rubalcaba que haga cumplir la vigente Ley de Seguridad Privada.

“Estamos hartos de la esclavitud a la que nos somete su pasividad como ministro del Interior”, le han reprochado.

La seguridad en la región está ya en manos de las empresas privadas

S. GOZALO. 01.12.2008

La seguridad en la región está ya en manos de las empresas privadas

  • Hay tantos efectivos como Policía Local, Nacional y Guardia Civil junta.
  • Y cada año el sector crece un 20%
  • En Madrid hay 27.000 vigilantes trabajando.

Dar un paso sin toparse con un vigilante de seguridad es cada vez más difícil en la región. En Madrid trabajan 27.000 de estos profesionales (160.000 en todo el país), no sólo en empresas privadas (centros comerciales, joyerías, bancos…), sino también en todo tipo de lugares públicos: desde Metro y Cercanías hasta Juzgados y otros edificios oficiales.

Su cifra supera ya a la de policías nacionales, municipales y guardias civiles juntos (26.000) y va en aumento.

La crisis parece no hacer mella en el sector, que no para de crecer. Según datos de la Federación de Actividades Diversas de CC OO, en el año 2000 la seguridad privada empleaba en Madrid a menos de 12.000 personas. Hoy son 27.000, y cada año se incorporan a sus filas entre un 20% y un 25% más.

Al menos 10.000 perosnas trabajan en el sector sin la formación necesaria

Además de los 27.000 profesionales que cumplen con lo establecido en la Ley de Seguridad Privada (han efectuado el curso preceptivo de formación de 180 horas y aprobado el examen de la Dirección General de la Policía), fuentes del sector estiman que hay hasta 10.000 empleados «piratas»: van también de uniforme, pero no cuentan con el título oficial.

Entre unos y otros superan con creces en número a los agentes de las fuerzas de seguridad del Estado. Fuentes de la Policía Nacional cifran en menos de 10.000 a los policías que realizan servicios ciudadanos en Madrid, y la Asociación Unificada de la Guardia Civil habla de 5.000 efectivos entre los destinados en Barajas, en Tráfico y en los seis puestos operativos de El Escorial, Getafe, Aranjuez, Alcalá, Colmenar y Majadahonda.

A ellos se suman los 11.000 policías locales que, según el Colectivo Profesional de la Policía Municipal, trabajan en la región.

Hasta en la OTAN

En la región hay unas 2.000 empresas dedicadas a este lucrativo negocio. Para ellas, Madrid es un filón por su gran concentración de edificios públicos, donde la presencia de vigilantes es cada vez mayor.

El Banco de España, la base de la OTAN, la división militar acorazada de Brunete, las delegaciones de Hacienda, los juzgados y la Audiencia Nacional son algunos de los sitios donde trabajan.

«La capital mueve mucha seguridad privada», contaron a 20 minutos fuentes del sector, del que forman parte también los escoltas (vigilantes con un curso de especialización de 60 horas), de los que entre 800 y 1.000 trabajan en la capital en tareas de protección a joyeros, directivos o famosos.

Para el Movimiento contra la Intolerancia es «alarmante» el crecimiento del sector por «las dimensiones que está adquiriendo». Pero los sindicatos policiales consideran su función necesaria, porque cubren huecos para los que las fuerzas del orden público «no dan abasto».

Su labor de refuerzo parece asumida por la propia Administración: el Ministerio del Interior trabaja en una modificación de la Ley de Seguridad Privada que, entre otros objetivos, mejorará la coordinación entre sus efectivos y los vigilantes privados.

    El coste en seguridad privada de los amenazados supone 170 millones al año, el equivalente al Guggenheim

    Las administraciones central y vasca financian al 50% la ‘factura’ de los escoltas para blindar a jueces y políticos en Euskadi
    07.12.08 -M. ALVAREZ| BILBAO
    El coste en seguridad privada de los amenazados supone 170 millones al año, el equivalente al Guggenheim

    Miguel Lazpiur, de Confebask, y su escolta, el jueves en Azpeitia./ I. P.
    La ‘factura’ de la seguridad privada ligada a la prevención de atentados en Euskadi ofrece una idea del inmenso coste económico que supone el terrorismo. Los gobiernos central y vasco han gastado tan sólo en este año en torno a los 170 millones de euros en la protección de políticos, concejales, jueces, magistrados y algunos representantes institucionales. Ambas administraciones mantienen un acuerdo para financiar al 50% los servicios de vigilancia y escolta.
    Esa cifra sólo refleja, sin embargo, una parte de los costes reales. Hay que añadirle el dinero que invierten las empresas y entidades privadas en la seguridad de sus instalaciones y de su personal directivo o sometido a amenazas de ETA. No hay estimaciones oficiales que reflejen el desembolso total por ese concepto. Incluso, para ofrecer una imagen real de todos los recursos que se dedican en el País Vasco a combatir el acecho terrorista sería necesario añadir a la suma mencionada los salarios y los costes que conlleva la movilización de efectivos de la Ertzaintza y las Fuerzas de Seguridad del Estado para labores de protección.
    Entender la magnitud de semejante desvarío implica someter las cantidades a un simple análisis comparativo. Hay uno que resulta contundente: con el dinero público que se gasta en Euskadi en guardaespaldas se podría construir un museo Guggenheim nuevo cada año. La obra arquitectónica de Frank Gehry costó al erario público 120 millones de euros; un presupuesto que incluía no sólo la construcción del edificio revestido de titanio, sino, además, la primera dotación económica para la adquisición de obras. Una corrección de precios para adaptar las cifras a la inflación permite concluir que los dos presupuestos -el de la puesta en marcha de la pinacoteca y lo que gastan los gobiernos cada año en escoltas privados- se parecen bastante.
    Aunque con algunos altibajos -la última tregua de ETA supuso una relajación en el gasto-, el dinero público destinado a agentes de seguridad no ha dejado de crecer desde 2000, cuando los gobiernos central y vasco decidieron reforzar la protección de los amenazados con profesionales de empresas privadas.

    Los trabajadores de seguridad privada de Eulen en Los Rodeos presentan preaviso de huelga para el 23, 26 y 31 de diciembre

    Los trabajadores de seguridad privada de Eulen en Los Rodeos presentan preaviso de huelga para el 23, 26 y 31 de diciembre
    miércoles, 17 de diciembre de 2008

    Con esta medida pretenden denunciar la “falta de entendimiento” con la empresa, la pérdida de poder adquisitivo y el recorte realizado en los pluses que cobran.

    La representación sindical en la empresa de seguridad privada Eulen informa de que ha presentado un preaviso de huelga en el aeropuerto Tenerife Norte para los días 23, 26 y 31 de diciembre.

    CSI-CSIF Provincial, UGT, USO e Intersindical Canaria explican que han decidido adoptar esta medida debido a la “falta de entendimiento” con la empresa, por la pérdida del poder adquisitivo y por el recorte que Eulen ha realizado en los pluses que los trabajadores cobran.